OracionalesEl Man Está vivo!

 

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Diciembre 2018

Ser agradecidos

Nos acostumbramos a todo. A lo que nos gusta y a lo que no nos gusta. Terminamos aceptando lo bueno y lo malo, pero podemos correr el riesgo de hacernos indiferentes ante todas las grandes experiencias que a diario tenemos. Hoy quiero invitarte a volver a tomar conciencia de todas esas situaciones agradables y satisfactorias que vives a diario, y a las que estás acostumbrado sin valorarlas.

Las personas, las relaciones, el trabajo, las experiencias que a diario tenemos pueden ser gratificantes, pero la velocidad de la vida no nos permite gozarlas a plenitud. Considero que se necesita vivir la vida con mayor atención, sabiendo hacer pausas y tratando de no perder el sentido de cada una de las situaciones que vivimos. Se trata de vivir a profundidad y ser capaces de no caer en esas dinámicas superficiales que nos llevan a aburrirnos y creer que la vida misma no tiene sentido.

Una buena experiencia espiritual nos conecta con la vida, no nos aísla de ella. El trascender del Espíritu sólo tiene sentido si nos devuelve a la maraña histórica de las relaciones diarias, con fuerza, significado, sentido y con la capacidad de poder explicarlas. Por eso considero que una de las prácticas espirituales más significativas para la vida diaria es aprender a agradecer. Quien sabe agradecer todo lo que tiene y vive es capaz de descubrir el valor de cada persona y de cada situación. A la vez, tenemos también que entender las lecciones que las dificultades nos dejan. Hacer una pausa, cerrar los ojos y agradecer lo que tenemos y somos nos ayuda a estar mejor preparados para realizar nuestro proyecto de vida. Quien quiere agradecer está dispuesto a encontrar todo lo positivo que hay en su vida y a disfrutarlo de la mejor manera. No hay nada mejor que dar gracias por todo lo que somos, hacemos y tenemos.

Adquiere tu Suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Jóvenes

Oracional Jóvenes Diciembre 2018

Dios te bendice

Confiamos en la bendición de Dios. El Padre que nos ha creado libres y nos permite tomar las decisiones más personales. El Hijo que nos ha dado su salvación mostrándonos el camino, la verdad y la vida. El Espíritu Santo nos llena de su fuerza, de su amor y de su fortaleza. Eres un joven lleno de muchas oportunidades. Tienes que prepararte cada día más y sentirte desafiado a ser mejor persona a cada momento. No dejes que nada te haga abandonar tu deseo de crecer y de ser mejor ser humano. La experiencia espiritual siempre debe ser una motivación para realizar tus sueños y sentir que Dios, Uno y Trino, desde dentro te bendice y te empuja a ser feliz.

Te invito a controlar tus emociones, a no dejar que éstas te hagan equivocar y hacer sufrir a los que amas. Ten un buen diálogo con tus padres, tenles paciencia, ellos quieren lo mejor para ti y te ayudan en todas tus actividades. Te aseguro que hasta sus correcciones son bendiciones para tu vida. Cuando estés adulto darás gracias por todas esas manifestaciones de amor.

Espero que las reflexiones, oraciones y tareas te ayuden a ubicar mejor tus puntos a mejorar para que te dediques a ellos y te hagan consciente de tus cualidades, para que las potencies y puedas vivir feliz. Me alegra mucho estar en contacto contigo, siempre estoy orando a Dios por ti y suplicándole que te dé salud y fuerza. Dios no te deja y eso es lo que siempre quiero decirte en estas páginas.

Agradezco a Alejandro Guédez, productor de contenido. Pido a Dios lo bendiga a él y a todos los que hacen que este oracional llegue a tus manos. Siempre saldremos adelante en todas las situaciones de la vida. Te bendigo.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Kids

Oracional Niños Diciembre 2018

Dios nos bendice

Nuevamente es una realidad estar compartiendo con ustedes a través de este oracional. Hoy quiero hablarte del amor, de mi experiencia en una familia plena de amor. Mis padres llevan muchos años juntos. Se conocieron cuando todavía los dos eran jóvenes adolescentes y todavía no trabajaban, se enamoraron, fueron novios por algunos años y después decidieron casarse y traer hijos a este mundo, de ahí llegué yo. Han tenido mucho tiempo para estar juntos y creo que han vivido casi todo lo que una pareja puede vivir unida. Enfermedades, dolores, la muerte de mis abuelos, rabias, pobreza, tranquilidad, estar sin trabajo, la felicidad de sus hijos, orgullo, confianza absoluta, peleas, etc.

Quisiera que los papás de todos mis amigos pudieran vivir tantas cosas juntos. Pero algunos padres ya no pudieron vivir más uno al lado del otro. Es algo difícil, a nadie le gusta ver peleas entre sus papás y que uno de ellos se vaya de la casa. Entiendo lo difícil que puede ser eso. Hace poco un niño me preguntó por qué el amor entre sus papás se había acabado, yo no lo sabía, no pude decirle nada, sólo le dije que debía preguntárselo a ellos y que debía pedirle a Dios que ellos estuvieran bien, que no se tuvieran rabia y que pudieran ser amigos, si ya no podían ser esposos. Sé que el amor sí se puede acabar cuando no se le cuida, cuando no se preocupan por el otro, cuando otras cosas se vuelven más importantes que el amor. Y, créeme, no hay nada más importante que el amor. Nos seguiremos encontrando, oren por mí como yo lo hago por ustedes. Sean felices.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Diciembre 2018

Con la llegada de Jesús nace la luz en el mundo

Entre los pasajes más significativos del Nuevo Testamento para este período en el cual preparamos la venida de Jesús y celebramos su nacimiento, está uno tomado del cuarto evangelio, que en su comienzo dice: “La palabra era la luz verdadera que ilumina todo hombre viniendo de este mundo” (Jn 1, 9). Y con un no disimulado desconsuelo, el texto continúa: “En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció” (Jn 1, 10).

Los dos hechos, tanto el anuncio de que la Palabra de Dios —que se abre de par en par para que nosotros nos podamos sumergir en la auténtica luz—, como el de que no somos capaces de acogerla en el corazón, forman parte de la exploración que el Adviento y la Navidad quieren que nosotros hagamos en este comienzo de año con el ánimo de que demos por fin el paso hacia el encuentro con Jesús en nuestras vidas.

El mensaje nos dice en realidad que si no somos capaces de aceptar la cruz de Jesús, estamos perdiendo la oportunidad de participar en la vida que Él nos da con su Resurrección, de la cual su nacimiento es como un buen aperitivo.

Al cuarto evangelio, que llamamos “de Juan”, lo caracteriza un elevado vuelo. Parece incomprensible y oscuro, pero en realidad su propósito, más que explicarnos un mensaje, es el de tocar directamente nuestra sensibilidad. El escritor, que ha tenido oportunidad de experimentar la luz, quiere que nosotros veamos el mismo paisaje que Dios ve desde lo alto.

Y quiere que lo hagamos sin dejar de pisar la tierra, porque Dios está presente en ella con su poder creador, a través de nosotros, tal como lo hace por medio de Jesús. Las palabras y las actuaciones de Jesús son la narración de la vida de Dios. Él es su Palabra, una Palabra que inventa, que hace cosas nuevas, que crea, que recupera el optimismo y las ganas de vivir.

Por eso se afirma que el mundo es “hecho por ella”. La Palabra de Dios —Jesús— no solo nos habla “de muchas maneras” y nos dice muchas cosas, sino que también nos crea. Si la aceptamos, esto es, si aceptamos a Jesús, seremos creadores con la Palabra, que es luz del mundo.

Adquiere tu suscripción aquí