OracionalesEl Man Está vivo!

 

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Abril 2019

Ser felices, es la tarea

La misericordia de Dios es infinita. Necesitamos apropiarnos de ella, vivirla con pasión en cada una de nuestras dimensiones. Ser felices implica dejarnos guiar e impulsar por el amor de Dios y ser dueños de nosotros mismos, teniendo una relación sana, funcional, respetuosa con aquellos con los que vivimos. Este oracional quiere brindarles herramientas espirituales, en el más amplio sentido, para que puedan vivir sin miedo, con alegría y solidaridad su vida. En esta ocasión propongo reflexiones existenciales de algunos salmos que nos ayuden en nuestro propósito de ser felices.

La fe es un puente que nos hace ser verdaderamente cotidianos para vivir con sentido cada experiencia. Como creyentes no podemos seguir agregando motivos para la polarización que el mundo actual padece. No somos enemigos, somos personas que necesitamos la misericordia de Dios para vivir con amor y respeto las relaciones que podemos sostener. Estas reflexiones quieren aportar en este sentido. Espero que las recibas con amabilidad y, desde tu posición crítica, te apropies de ellas. Como siempre todas estas oraciones y reflexiones están influenciadas por lo que voy viviendo, por mis propias experiencias. No me averguenzo de lo que voy pensando y decidiendo, sino que lo comparto con ustedes desde la humildad y la sencillez. Estoy seguro de que la única manera de ser un buen evangelizador es ser auténtico, porque las máscaras y las poses nos hacen daño.

Agradezco a quienes adquieren mensualmente el oracional y a quienes con actitud de servicio lo distribuyen. Gracias a quienes con su aporte apoyan las obras del Minuto de Dios y, en ellas, la evangelización, este oracional sigue siendo un soporte para esas obras. Gracias por orar por mí, sepan que yo oro por ustedes.

Bendiciones.

Adquiere tu Suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Jóvenes

Oracional Jóvenes Abril 2019

El poder de una sabia decisión

En la juventud vivimos, sentimos y experimentamos cosas que solo las podemos hacer a esa edad. Nuestro cuerpo está fuerte, aún tenemos mucho camino por delante y es el momento justo para arriesgarse a tomar nuevas decisiones. Sin embargo, como siempre digo, de niños, de jóvenes o de adultos cada decisión que tomemos trae consigo consecuencias, algunas que nos pueden marcar de por vida.

Disfruta tu vida. Es desde ahora cuando debes tomar decisiones importantes, ten en cuenta lo que quieres conseguir y sé coherente con ese deseo cada día de tu vida. Dios te quiere alegre, sonriente, capaz de hacer un buen chiste, de salir con amigos y disfrutar sanamente, pero también te quiere, enfocado, organizado, responsable y consciente de cada paso que das.

Para tomar buenas decisiones es fundamental conocerse, preguntarse lo que te gusta y lo que no, tener claridad en lo que quieres para la vida, dedicar tiempo a lo que te apasiona, aun cuando, para muchos, algunas cosas que te gusten sean “aburridas” y, sobre todo, pierde el miedo a equivocarte, claro, eso hace parte de la vida, pero cuando enfrentas esos temores te haces más fuerte, quedarse de brazos cruzados no va a resolver nada. Deseo que sea un mes lleno de retos, deseo que te sientas libre de ser quien eres, con la confianza en que el Dios de la vida va contigo.

Gracias por leerme y hacer junto conmigo cada una de las tareas. Si quieres compartir alguna inquietud escríbeme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Agradezco también la colaboración en la producción de contenido a Alejandro Guédez.

Bendiciones.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Kids

Oracional Niños Abril 2019

Dios nos ama

Hay tres temas que son muy importantes para tener en cuenta y, así, poder crecer como unos niños felices. 1. Tener una buena relación con ustedes mismos, es decir, amarse y valorarse; si ustedes no se aman, nadie los va a amar. 2. Relacionarse con respeto y amabilidad con los demás, con los padres, con los hermanos y, claro, con todos los amigos y con quienes nos rodean, aunque no los conozcamos. Todos merecen ser tratados con respeto. 3.Experiencia espiritual, poder hablar con Dios y tener una relación íntima con Él. Estoy seguro de que cada reflexión te va a ayudar a tener mejores herramientas para ser feliz, eso es lo Dios quiere de ti. Gracias por leernos con detenimiento; recuerda que, si algo no entiendes, puedes preguntarle a tu papá, a tu mamá o a alguien en quien confíes; lo importante es que todo quede claro. Te recuerdo, además, que lo fundamental es saber que Dios te ama, que eres muy importante para Él, que te ha dado muchas cualidades para que las uses en función de tu felicidad. Que nunca nadie te haga creer que Dios te quiere castigar, al contrario, siempre te comprende, te perdona y te da una nueva oportunidad. Confía en su amor. Quiero agradecer a Lilibeth Gutiérrez que es la productora de contenido. Estoy seguro de que esto es una bendición para todos ustedes. Saludos a sus papás y pido a Dios los bendiga. Saludos.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Abril 2019

Un amor sin límites

Para comprender mejor la vida, dicen algunos, es necesario sufrir, y el sufrimiento más grande fue aquel que experimentó Jesús en la cruz, cuando no solo moría, sino más bien se entregaba por la salvación de la humanidad. Esa sigue y seguirá siendo la prueba más grande de amor. Una muestra tan grande de amor nos impulsa necesariamente a buscar comprender la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Por supuesto, no se trata de verla como un mero hecho histórico que acostumbramos recordar cada año; se trata en cambio de saber que la muestra de entrega más grande que conoce la humanidad proviene de la iniciativa de Dios. “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3, 16)

Con este acto sublime de amor, Dios se hizo hombre para poder comprendernos y así redimirnos con su entrega en la cruz. Hubiera sido sencillo para él señalar al pecador y le hubiera brindado la ventaja de ‘alejarse’ de quien le causaba ‘incomodidad’. Él siguió en cambio el camino de la salvación con nosotros, la salvación entre nosotros. Pero sería un sinsentido decir que Jesús murió y ahí acabó su misión; por eso hay que dejar que él actúe en nuestra vida y descubrir que la de Cristo no fue una muerte absurda, sino un sacrificio por amor.

Para descubrir el verdadero sentido de ese gran amor, plasmado claramente en la Semana Santa, es necesario reconocer en primer lugar que Jesús es Hijo de Dios, ya que probablemente nuestros actos nos hacen olvidarlo. No se trata de que hagamos un simple reconocimiento de palabra e implica en cambio que nuestra vida debe ser una expresión profunda de la fe que profesamos, de forma que cuando otros pongan sus ojos sobre nuestra vida puedan decir siempre, tal como lo hizo el centurión: “Verdaderamente este hombre era hijo de Dios”. (Marcos 15, 39)

Tampoco podemos quedarnos únicamente recordando el sufrimiento de la cruz y olvidando que el gran dolor de aquel madero no tendría sentido sin la resurrección, y que esa es precisamente la gran razón para vivir felices. Por eso, hay que buscar que la pascua que este año vamos a vivir sea el paso del pecado a la salvación y que desde nuestra experiencia personal podamos proclamar “Señor mío y Dios mío” (Juan 20, 28), anunciando con nuestra propia vida que Jesús no está muerto, ¡ha resucitado!

Adquiere tu suscripción aquí