OracionalesEl Man Está vivo!

 

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Mayo 2017

Una Palabra que libera

Cuando las cosas no sirven, hacen estorbo, hacen peso y se convierten en realidades que no ayudan debes desapegarte, dejar ir, soltar. Necesitas dejar atrás no sólo cosas, sino también personas, gente que fue importante, pero que ya no es, que ahora sólo ancla, quita espacios de felicidad, ahoga. Lo sé, suena duro. Hay que despegarse para seguir en camino y hay que caminar para seguir creciendo.

La gente que te aportó siempre va a tener un lugar importante en tu corazón; pero debes dejar atrás a quienes ya no comparten un espacio existencial contigo. Los amigos de la infancia, tal vez, ya no tengan cabida en tu vida hoy; los de la adolescencia puede que ya no te convengan cuando inicias una vida matrimonial; los nuevos proyectos que emprendes, te piden que te reúnas con nuevas personas. Si te casaste, pues debes renunciar a ser soltero; y más de un amigo tuyo no está para entender eso, pues hay que ir dejando ese apego atrás porque tienes nuevas realidades por las que responder. Comenzaste un nuevo reto laboral, pues ya no puedes estar con aquellos que compartías tantos ratos de ocio; ya eso no va más en tu vida.

Cada vez que das un paso, vas a necesitar una ayuda idónea; pero esa ayuda no llega si el espacio está ocupado por alguien que no esté está sumando. Hay que dar algunas despedidas en tu vida que sé que no quieres dar, pero que es necesario hacerlo. Hay que agradecer todo lo que haya que agradecer; pero también hay que tener la claridad suficiente para saber que no se puede poner en riesgo el futuro, por mantener en el presente alguien que ya es parte del pasado.

La Palabra diaria te ayuda a liberarte de todo eso que te ancla y no te deja crecer. La Palabra de Dios es siempre liberadora y te mueve a ir hacia adelante y a no dejarte encadenar por nada. Por eso te invito a leer estos comentarios con la total disposición que debe tener un creyente que quiere sentir el poder de la Palabra en su corazón. Agradezco a los padres Carlos Alvarez y Gustavo Mesa por los comentarios para esta herramienta de bendición. Bendiciones.

Adquiere tu suscripción aquí