OracionalesEl Man Está vivo!

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Diciembre 2017

Rut, una mujer que nos enseña

Rut es una extranjera que se casa con el hijo de Elimelec y Noemí; pero su marido muere y queda sola con su suegra y la esposa del hermano de su marido, que también muere. Entonces, Noemí llama a ambas mujeres, Orfa y Rut, y les dice que vuelvan a la casa de sus padres y a sus tradiciones; pero sólo Rut decide quedarse y dice unas palabras maravillosas: “No me pidas que te deje y que me separa de ti. Iré a donde tú vayas y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios” (Rut 1, 16). En este personaje encuentro una primera actitud poco fácil de encontrar: capacidad de sacrificio por el otro. No abandonar a los amigos cuando están pasando por una dificultad, no abandonar el proyecto cuando las cosas no salen como estaban planeadas – porque ella no se casó para enviudar y quedar pobre, sino seguramente para ser feliz con su esposo y su descendencia- pero se necesita tenacidad para no dejarse vencer por las dificultades. Más aún, cuando se tiene la opción de dejar a otros tirados mientras decimos “ese no es mi problema” este personaje es una muestra clara de que un verdadero creyente no abandona su proyecto cuando toque hacer sacrificios para llevarlo adelante y aunque las cosas no hayan salido como deberían.

La segunda actitud es igualmente impactante, cumplir con la palabra dada. El relato nos dice que tanto Orfa, la otra nuera de Noemí, como Rut, dijeron que se quedarían. Pero sólo Rut cumplió con lo prometido. Nosotros debemos tener una palabra que se cumpla, una palabra que valga; en un mundo en el que ya nadie confía la palabra de un creyente debe ser su garante; por eso debemos estar dispuestos a decir siempre la verdad y a cumplir con la palabra empeñada; ambos valores presentes en el proyecto que Dios quiere para vivir felices.

Al leer los textos bíblicos y los comentarios que hacen los padres Carlos Alvarez y Gustavo Mesa trata de encontrar las enseñanzas que te ayuden a ser un verdadero discípulo y a ser feliz. Te bendigo y te deseo lo mejor.

Adquiere tu suscripción aquí