OracionalesEl Man Está vivo!

 

image

Una Nueva Aventura para ti

Ser cristiano es un modo de vida (Hechos 5,20). Decir que hemos experimentado el amor de Jesús y que lo amamos tiene que expresarse en unas maneras concretas de pensar, hablar, actuar, juzgar. Es en los espacios de la vida diaria como se demuestra la fe. Por eso hoy te presentamos una herramienta para mejorar tu relación con Dios y a la vez una herramienta que mejora tu comportamiento, tu actuar, tu relacionarte con los demás. Esa es la idea que gobierna todo este oracional que hoy te invito a conseguir.

Estamos seguros que Dios confía en ti, que El apuesta por ti porque te conoce y sabe todo lo que hay en tu interior y sabe todas las posibilidades que tienes. También nosotros creemos en ti, como ser humano, como ser capaz de construir grandes proyectos, como ser capaz de ser feliz y hacer feliz a todos aquellos que están a tu alrededor. Creemos que puedes aportar a esta sociedad lo que nadie más puede aportar.

Por eso queremos que seas consciente de ti mismo, de tus capacidades, cualidades, posibilidades y de todo lo que puedes hacer. Queremos que te diviertas pero no autodestruyéndote. No somos enemigos de tu felicidad, de tu gozo, de tu placer somos enemigos de que esas experiencias tengan que destruirte y hacerte daño. Queremos que seas sano y que puedas realizar todo los planes que te has propuesto.

Te invito a leer este oracional con todas las ganas, a dejar que cada palabra, cada frase, te toque el corazón y produzca en ti las preguntas necesarias para que puedas cambiar tus comportamientos. No queremos obligarte a actuar de tal o cual manera, queremos que propiciarte, reflexiones que te hagan decidir actuar y vivir de manera nuevas; decisiones que te hagan asumir proyectos de aprendizajes nuevos. Esa es la aventura que te proponemos iniciar con nosotros a partir de este momento.

Doy gracias a todos los que hacen posible que este oracional llegue a tus manos. En especial a mi equipo generador de contenido, en este caso a Carlos Alberto Vargas Mendez. A nuestro equipo editorial, administrativo y comercial. Pido a Dios que los bendiga y los llene de alegría y de gozo para que puedan seguir adelante.

También, le pido a Dios que te bendiga a ti, joven, que nos lees. Suplico a El, que tiene el poder infinito, que te haga sentir su presencia y su amor y que te permita comprender que El quiere lo mejor para ti. Que te dé su salud y bendiga a tu familia hoy y siempre.

  • Escrito por
    Padre Alberto Linero
    Vicepresidente Organización Minuto de Dios
 

Adquiere tu Suscripción aquí

Conoce todos los Oracionales

 

 


 
 
 
 
 
 

 

image

2015 AÑO DE VICTORIA

Aquí estamos una vez más al inicio de este año, en una nueva aventura con Papito Dios, para que Él nos ayude a crecer; esto es lo que busco con esta herramienta para reflexionar: que cada día vayas creciendo en muchas cosas que son necesarias para ser un niño o una niña feliz.

Te invito a que le prestes mucha atención a los temas que te propongo todos los días, que asumas cada tarea y compartas esta experiencia con tus amigos, con tu familia y con todos tus compañeros. Estoy seguro de que si vives cada una de las reflexiones que están aquí, serás un niño o una niña que está cerca de Jesús, lo que hace su amigo y acepta vivir de acuerdo con sus palabras.

Es importante que vayas creciendo diariamente y te propongas ser una persona que tiene alegría en su corazón; que vive tranquila al lado de las personas que le aman, que se preocupan por su bienestar y le cuidan en todos los momentos. Recuerda que Papito Dios se manifiesta en tu vida con cada caricia de tus papás, con cada palabra y cada gesto que ellos te invitan a crecer con mucho entusiasmo, para que, más adelante, seas un ser humano sano, que tiene alegría en su corazón.

Le doy las gracias a Carlos Alberto Vargas por su colaboración en este trabajo que todos los meses hacemos con mucha dedicación para ti, porque queremos brindarte una herramienta para crecer. Te bendigo y le pido a Papito Dios que este sea un año muy bendecido para ti y tu familia.

“Que cada día que vayas creciendo en cosas necesarias para ser un niño feliz.”

  • Escrito por
    Padre Alberto Linero
    Vicepresidente Organización Minuto de Dios
 
  

 

Adquiere tu Suscripción aquí

 

 

 


 
 
 
 
 

 

image

El valor de la Palabra

Aquí estamos una vez más, abriéndonos a la Palabra de Dios que siempre tiene algo nuevo para nuestra vida, esa Palabra que es viva y eficaz, entra hasta el fondo del alma y nos ayuda a discernir sentimientos y pensamientos del corazón (Heb 4,12).

Esa Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros (Jn 1,14), para enseñarnos cómo debemos amarnos los unos a los otros. Lo que más me gusta pensar, por estos días, es que el Hijo de Dios nos devuelve el valor que cada uno tiene, cuando las personas que nos rodean intentan robárnoslo, y nos enseña con su nacimiento que todos los seres humanos tenemos un valor incalculable que nunca podemos negociar con nadie. Desde que estaba acostado en el pesebre, porque sus padres no encontraron sitio en la posada (Lc 2,7), pasando por sus discusiones con los fariseos y los doctores de la ley, hasta su muerte y resurrección, Jesucristo nos enseña a amarnos a nosotros mismos y a los demás.

Los fariseos y los maestros de la ley tenían como valor cultural clave el honor, para ellos este era la estima que se tenía a los ojos de los demás, de esa forma cada persona se entendía a sí misma y se consideraba valiosa. El honor dependía del grupo familiar al que se pertenecía y se expresaba a través de signos externos, como el saludo, vestidos, títulos, lugares especiales en las sinagogas, comidas, etc. Jesús les enseña a sus discípulos que cada uno tiene su propia opinión emocional, que el valor de cada persona no le viene dado por signos externos, sino que cada ser humano es valioso para Dios, por eso no duda en acercarse a los leprosos, a los ciegos, sordos y mendigos que encuentra por el camino, esos que eran despreciados por la sociedad, porque no gozaban de puestos importantes en ella.

No permitas que nadie te haga sentir que no tienes ningún valor, no dejes que alguien te desprecie, ten presente en todo momento que tienes un valor incalculable e innegociable, el Hijo de Dios nos lo recuerda con su nacimiento entre nosotros. Te animo a vivir esta navidad en familia, compartiendo con las personas que amas, descubriendo que el Señor siempre hace nuevas todas las cosas. Te bendigo y te deseo todo lo bueno. Bendiciones.

Bendiciones

  • Escrito por
    Padre Alberto Linero
    Vicepresidente Organización Minuto de Dios
 

Adquiere tu Suscripción aquí