OracionalesEl Man Está vivo!

Oracional !El Man está Vivo! Jóvenes

Oracional Jóvenes Julio de 2016

Tú puedes

Estás en una etapa muy importante de tu vida. Eres joven, estás lleno de fuerzas, de ánimo, de ideas, de sueños. Por eso, Dios está ahí cerca de ti, esperando que tú le abras el corazón y lo dejes entrar en tu ser para que Él pueda vivir y reinar en ti. Esto es, para que tú asumas la propuesta de vida que te hace. Él quiere que vivas en el amor, en el perdón, en el servicio, en la solidaridad y en la alegría. Él quiere que tu vida esté llena de esos destellos de su gloria que nos hacen felices. Este oracional tiene esa intención: hacerte consciente de esa propuesta de vida que el Señor te está haciendo todos los días.

Tú estás siempre en permanente contacto con los hermanos y requieres hacerles sentir tu alegría, tu gozo, tu paz, pero, también, poder expresarles tu enojo, tu molestia y tus ganas de que las cosas cambien. Para esto necesitas haber desarrollado las habilidades necesarias para manifestarlo sin herir, sin dañar a nadie, para compartir con las personas mayores, comprender su autoridad y poder comunicarte sin ningún miedo y con el respeto necesario.

Tú has sido creado para la felicidad, para vivir a plenitud. Siempre hay obstáculos y tienes que enfrentarlos, con inteligencia y paciencia, para superarlos y poder seguir creciendo en la realización de tus metas. Dios ha puesto en tu ser todas las capacidades que necesitas para hacerlo. Confía en ti, cree en tus cualidades y sé decidido al actuar.

Agradezco a Jorge López que es el productor de contenido de este oracional, pido a Dios lo bendiga y lo haga feliz en compañía de su familia. Estas páginas serán de bendición para ti. Cuenta con mi oración.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Kids

Oracional Niños Julio de 2016

Eres de Dios

Dios te ha creado por amor y siempre está pendiente de ti. Tú eres muy importante para Dios y no debes dudar de su presencia en tu vida. Hoy, al presentarte este oracional, quiero hacerte sentir todo el amor de Dios. Sí, quiero que sepas que Él te bendice todos los días y quiere que estés feliz en cada una de las actividades de tu vida. Cada página de este oracional quiere comunicarte ese amor infinito e intenso que Dios tiene para ti. Vive siempre al lado de Dios y no dejes que nada te separe de Él. Estoy convencido de que con Él serás el niño más feliz de todo el mundo.

Como niño tienes que cumplir las tareas que en el colegio te ponen, ser obediente a tus padres y comunicarles a ellos lo que estás viviendo, más si son algunas realidades que te hacen sufrir. No dejes que ninguna de las emociones que a veces tienes te hagan comportarte mal. No debes hacer pataleta ni debes hacer sentir mal a tus padres. Y estar siempre en comunicación con ellos para que les cuentes lo que te está pasando y ellos te puedan ayudar.

Te invito a tener tiempo para hacer un momento de oración. Este oracional te ayuda a que sepas hablar con Dios en los momentos precisos. Háblale con confianza y sin miedo. Con la seguridad de que Él te ama y quiere lo mejor para ti. Estoy convencido de que su amor es muy grande y que siempre te acoge y te ayuda a seguir adelante. Me alegra ponerme en contacto contigo y pido a Dios que te siga bendiciendo.

Agradezco a Liliana Moisés que es la productora de contenido de este oracional. Bendigo a sus hijos Santiago y Julián. Pido a Dios que los cuide y les ayude. Y, gracias a ti, querido niño, por estar con nosotros. Bendiciones

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Julio 2016

Buena comunicación, buenas relaciones

Las relaciones interpersonales funcionales y efectivas se caracterizan por buena comunicación. Y entiendo aquí como buena comunicación la disponibilidad para escuchar al otro y saber expresarle a la otra persona lo que se está pensando o sintiendo. Sin una buena escucha y una buena expresión, las relaciones terminan perdiéndose en el laberinto de los malentendidos y los conflictos innecesarios.

La buena escucha está caracterizada por la total disposición a comprender lo que el otro está expresando y sintiendo; para ello se requiere: total apertura, paciencia y empatía. 1. Apertura; todo el ser tiene que estar dispuesto a la captación del mensaje del que te está hablando. Se debe creer que el otro tiene algo interesante que compartir y abro las puertas de mi corazón y mi mente para tratar de entenderlo. Si antes de escucharlo ya se cree que esa persona no tiene nada interesante que decir ¿para qué lo oigo?. 2. Paciencia; hay que saber esperar a que el otro se exprese, no nos podemos adelantar a “adivinar”. No todos tenemos la misma rapidez al hablar y se hace necesario respetar su ritmo y su forma de hablar. 3. Empatía; la buena escucha exige el tratar de ponerme en el sitio de la otra persona. Tratar de sentir lo que la otra persona está sintiendo. No sólo se trata de captar su información, sino su sentir.

El buen hablar está caracterizado por el ser capaz de compartir el mensaje de la mejor manera, para ello es necesario: elegir bien las palabras, ser concreto y preciso, y estar dispuesto a una buena retroalimentación. 1. Elegir bien las palabras; no todas expresan realmente lo que quiero decir. Una palabra mal elegida puede ocasionar un malentendido. Al lado de las palabras están el tono y los gestos, estos deben ser de acuerdo con la intención que tengo de comunicar. 2. Ser concreto y preciso; el buen comunicador no es denso ni se pierde en frases exageradamente elaboradas, sino que es sencillo, preciso, comunica exactamente lo que quiere y no deja espacio para la interpretación errada. 3. Una buena retroalimentación. La comunicación es siempre de doble vía. Hablo, pero a la vez escucho. Esto está más que claro.

Le doy la bienvenida al Padre Gustavo Mesa, Eudista, quien hará los comentarios diarios de la Palabra. Dios lo ilumine siempre.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Junio de 2016

En la mitad del año

Para nosotros está claro que la vida la vamos haciendo con nuestras decisiones y acciones. No es suerte, no es destino, es lo que nosotros somos capaces de hacer. Por ello, tenemos que ser inteligentes y fuertes, para saber tomar las mejores decisiones y mantenernos en ellas a pesar de las dificultades.

Para evaluar vale la pena que tomes el eje fundamental de las relaciones: ¿cómo está tu relación contigo mismo? ¿te valoras? ¿eres feliz con lo que estás haciendo? Si la relación contigo no funciona, seguro, tampoco funcionarán las relaciones con los demás.

También tienes que preguntarte ¿cómo están tus relaciones con los demás? ¿Eres tolerante y respetuoso con los otros? ¿eres solidario y servicial con los que están a tu lado? ¿sabes perdonar y dar nuevas oportunidades? ¿sabes resolver los conflictos que tienes con aquellos con los que vives y trabajas? El cristianismo se evalúa en la relación con los otros. Puedes orar muy bien, pero si no sabes construir comunidad no estás viviendo según el modo de vida de Jesús.

Y tercero, vale la pena que te preguntes ¿cómo está tu relación con Dios? ¿lo amas y le sirves con todas las fuerzas de tu ser? ¿Tienes otros dioses? ¿pones en práctica lo que lees en la Palabra? ¿celebras los sacramentos? Es necesario que tengas una fe viva que se exprese en tus actitudes y acciones diarias.

Las oraciones y las reflexiones de este mes son muy variadas y buscan impulsarte a ser cada día mejor. No te extrañe si algunas tienen sabor conocido, porque seguramente son relecturas y reinterpretaciones de lo que muchas veces me has escuchado y leído. Te deseo lo mejor y te pido que ores por mí. Bendiciones.

Adquiere tu Suscripción aquí