OracionalesEl Man Está vivo!

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Marzo 2018

Abierto a las sorpresas

El futuro nunca es como lo imaginamos. En él habrá algunas cosas que no podamos planear, predecir o imaginar. Algunas personas se obsesionan con que las cosas sean exactamente como quieren que sean, y se vuelven rígidas e intolerantes con los demás, y resulta que se pierden de las cosas que trae la vida, y que podemos aprovechar y darles sentido para vivir.

Quien quiera ser feliz tendrá que aprender a planear su vida, con atención e inteligencia, con una actitud sismorresistente que le permita adaptarse a las variables inesperadas de la vida, sin hacer dramas porque las cosas no salieron como fueron soñadas, sino entender qué pasó, cómo solucionar los conflictos que esos cambios tienen y cómo adaptarse a dichos cambios. Hay que saber discernir y actuar desde la realidad que vamos viviendo.

Esfuérzate por lograr lo que te has propuesto, pon al servicio de ese objetivo todas tus capacidades y habilidades, pero también tienes que estar abierto a los imprevistos de la vida. La presencia de Dios en nuestra vida nos ayuda mucho a comprender y aceptar estos cambios. Gracias por acompañarme en esta aventura espiritual. No fotocopien ni manden por whatsapp el oracional; este sostiene muchas obras de evangelización del Minuto de Dios. Espero que compren uno de más y lo regalen a una persona que no lo conozca. Gracias. Bendiciones.

Adquiere tu Suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Jóvenes

Oracional Jóvenes Marzo 2018

Palabras para empezar

A muchas personas no les gusta pensar en el futuro, creo que principalmente por tres razones: la primera porque les han pasado tantas cosas terribles en su vida, como frustraciones, y piensan que no vale la pena mirar más allá de su dolor de ahora. La segunda, porque creen que tienen la vida comprada, bien sea por su posición económica o por su posición social y piensan que su poder les permitirá evitar cualquier cosa incómoda que les suceda. Por último, están las personas que se han convencido de una ideología valiosa sobre el presente, pero catastrófica cuando se vive al extremo.

Esos que encontraron ideas sobre “vivir el día”, “carpe diem”, “sólo importa el hoy”, y que viven desconectados de la temporalidad de su vida, que olvidan que todo lo que hacen hoy se convierte en la siembra de lo que van a vivir mañana. De todos esos creo que sólo los primeros tienen una buena justificación para optar por no pensar en el futuro, sin embargo, todos podemos encontrar los caminos para cortar con la historia de sufrimiento o dolor que han vivido. Estos días quiero invitarlos a pensar en lo que viene, en lo que harán, en lo que van a vivir y, esencialmente, en lo que quieren llegar a ser.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Kids

Oracional Niños Marzo 2018

Palabras para comenzar

Cuando yo tenía once años iba caminando por el parque de mi casa, cansado de haber jugado fútbol toda la tarde; mi hermano y yo vimos un pequeño perro que estaba solo en la mitad del parque con cara de no saber qué hacer. Empezamos a jugar con él, y como era un cachorro, se puso a correr con nosotros por todo el parque, así que decidimos llevarlo a la casa, algo que no hizo felices a mis papás, porque ellos sabían que un perro en la casa significaba unas tareas que no sabían si íbamos a ser capaces de lograr, y podía causar algunos problemas, aparte de que necesitaba mucha atención y tiempo para estar con él. Sin embargo, lo acogieron con la condición de que iba a ser por dos semanas mientras le conseguían un hogar. Resulta que estuvo por más de quince años con nosotros. Hace poco estuve recordando eso porque tengo un perro nuevo ahora, y cuando estaba con mi familia y conversábamos sobre las mascotas que habíamos tenido, mi madre relató toda la historia de la llegada de aquella mascota a la casa. Uno de mis amigos que estaba allí me dijo que nunca me había imaginado como alguien capaz de adoptar un animal y cuidarlo. Yo no lo recordaba mucho tampoco.

Pero me alegra haberlo sido en aquél momento y me alegra mucho saber que por todas partes del mundo hay personas que se van a lugares muy difíciles sólo para poder cuidar un animal. Es porque en el fondo somos buenos, porque nos causa ternura las criaturas de la creación de Dios. Y eso no podemos perderlo nunca, porque es de las cosas más bellas que hay en este mundo. Los invito a vivir con ánimo esta aventura espiritual. Oro por ustedes y sus padres.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Marzo 2018

La Palabra nos renueva

Vivimos en una sociedad convulsionada. Con seres humanos cada vez más desorientados y vacíos; expuestos a fuerzas mediáticas interesadas en hacernos indicadores de consumo. Una época en la que campean los atropellos de todo tipo y la pérdida del sentido.

Necesitamos, con urgencia, crear espacios que nos ayuden a renovarnos, a volver a creer, a encontrar alternativas posibles para una vida con calidad. Estamos en boga de gritarle a esta sociedad que valores como el respeto, la tolerancia, la disciplina, la honestidad, entre otros, no sólo son posibles, sino necesarios; y de mostrar cómo se pueden hacer concretos para propiciar mejoras significativas en la vida de cada uno. Ese es nuestro compromiso. Por eso, necesitamos pedir que Dios nos dé una renovación de nuestras formas de ser y de actuar.

Necesitamos volver a Dios, volver nuestro corazón al Señor y actuar desde Dios. En todo. Especialmente en lo sencillo, que es donde se gestan las verdaderas revoluciones de nuestras vidas. Cuando Dios actúa en nosotros, lo hace desde las pequeñas cosas; en la manera como asumimos nuestros compromisos, como tratamos a los demás, cómo nos relacionamos y cómo cumplimos o no las reglas que son para todos. No podemos confundir la fe con conformismo, con mediocridad, con espiritualismo, con falta de compromiso. Es el momento de entender que la fe es un modo de vida, una praxis, una militancia en el proyecto de Jesús. Se nos tiene que notar que somos creyentes, porque vivimos el amor, el perdón, el servicio, la alegría. No podemos creer que lo que nos identifica son nuestros rezos o nuestras bellas palabras al hablarle.

La identidad del cristiano pasa por su manera de vivir y de actuar a diario. Tenemos la obligación, como creyente, de mostrar que la vida tiene un sentido pleno en la persona de Jesús, el Señor. Esa es la tarea. Que los comentarios de la Palabra de Dios que hacen los padres Carlos Alvarez y Gustavo Mesa nos ayuden. Dios los bendiga.

Adquiere tu suscripción aquí