OracionalesEl Man Está vivo!

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Junio de 2017

La Resurrección, fuente de ánimo

La cruz no fue el destino de la vida de Jesús. El Padre Dios lo resucitó, en su sepulcro no creció grama, la tumba está vacía, el Crucificado está vivo. El Padre Dios no abando- na al que ha confiado plenamente en Él. Si los hombres rechazaron su manera de vivir, su Padre Abba lo ha acogido, y con la Resurrección ha confirmado que esa manera de vivir es la que quiere para todos los hombres.

Con esto queda claro que al final el mal no triunfa y que quien quiere vivir en la plenitud de la vida tiene que dejarse mover por los valores que impulsaron la vida de Jesús. Su resurrección es una firme in- vitación para no dejarse arrastrar por los embates del mal, sino a mantenerse en la opción de amar, perdonar, servir y ser solidario.

En la sociedad en la que el mal parece ser la mejor manera de vivir, esta experiencia sublime de la resurrección nos recuerda que Dios está del lado de los que actúan siempre desde el bien. No podemos dejarnos engañar por las apariencias. Los malvados, los perversos, los que han hecho del mal su manera de vivir, tarde o temprano morderán el polvo, serán infelices y sin poder gozar lo senci- llo de la vida cotidiana. Sé que los buenos y bondadosos reciben hoy el mismo trato que recibió Jesús en su pasión: son humillados, objeto de burlas, agredidos. Pero, como Jesús, deben mantenerse firmes en sus convicciones y no ceder frente a las invitaciones del mal. El bien siempre triunfa.

Espero que este oracional sea mo- tivo de fe para ustedes. Fe en us- tedes mismos. Fe en los hermanos, sobre todo, fe en Dios Padre, quien en Jesús nos ha invitado a vivir de una manera concreta. Te bendigo y te deseo lo mejor.

Adquiere tu Suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Jóvenes

Oracional Jóvenes Junio de 2017

Tiempo de bendición

Los seres humanos tenemos que aprender a adaptarnos a las situaciones que vivimos y que no podemos cambiar. Una de ellas es el paso del tiempo. Los días se van sumando y van formando eso que llamamos la vida. Ustedes, jóvenes, van viendo cómo va pasando el tiempo y van siendo cada día mayores. Por eso, lo importante es ser capaces de aprender cada día lo máximo posible para que cuando pase puedan decir que les ha dejado mucho, y que son mejores personas.

No serán jovenes para siempre, por eso tienen que aprender todo lo que más se pueda en esta etapa de la vida. Aprovechen cada momento y traten de potenciar sus capacidades. Cuando menos se den cuenta se habrá ido la juventud y ya serán adultos con otras preocupaciones y, tal vez, con menos posibilidades.

La experiencia espiritual que proponemos en este oracional puede brindar herramientas muy importantes para la construcción de la vida. Por eso dedíquense a leer con detenimiento, a orar y conversar con sus padres las preguntas que surjan. Lo importante es ganar profundidad espiritual y puedan ser felices.

No dejen que las ganas exageradas de divertirse les hagan creer que no hay nada más en la vida y que todo es juego y adrenalina. Hay valores, sueños, proyectos por emprender y hacer. Están llamados a ser muy importantes. Los bendigo y les deseo todo lo bueno; ánimo.

Agradezco a Jorge López, el productor de contenido. Y a todo el equipo editorial. Gracias por leernos; sígueme en @PLinero

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Kids

Oracional Niños Junio de 2017

Eres único e irrepetible

Me encontraba en un almacén haciendo compras, caminaba con mi carrito y mientras pasaba por el sector de ropa infantil me detuvo el grito de un niño, además, pataleaba y golpeaba a su mamá que trataba de calmarlo en medio de la rabia y la pena por ese espectáculo. Al lado estaba el hermano mayor que escuchaba en silencio. El chico de la pataleta le gritó a su mamá: “¡quieres más a mi hermano que a mí!” y se tiró en el piso a llorar.

Esta escena me dejó preocupado. Me pregunto cuántos niños que tienen hermanos estarán pensando alguna vez que sus padres quieren más a sus hermanos que a ellos. Y creo que sufren cuando sienten algo así.

Entonces pienso en el mar, en que cuando entro en el mar no necesito tenerlo para mí solo. No necesito que la playa esté vacía, no necesito acapararlo. Sólo necesito sumergirme y saber que el agua me rodea y que puedo nadar y descansar allí. Y que el agua alcanza para todos. Pienso en eso porque creo que el corazón de los papás es como un océano en el que los hijos se sumergen a nadar. No necesitas tener todo el mar para ti, y una vez bajo el agua nadie tiene más mar que otro, simplemente el agua nos rodea, nos atrapa y nos abraza, y es todo lo que necesitamos. Si el amor de tus papás te rodea, te abraza, te atrapa, entonces tus padres te quieren todo lo necesario, a ti y a tus hermanos.

Que este oracional te ayude a ser mejor niño. Tus padres y Dios te aman con un amor inmenso y único. Te bendigo.

Adquiere tu suscripción aquí

 

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Junio 2017

Fe en el Resucitado

Es muy triste ver que las formas del mal son tan cotidianas que ya parece que es imposible vivir sin ellas. Pero hoy nosotros que celebramos la resurrección de Jesús, y decimos que Él está vivo volvemos a creer que se puede ser honestos, fieles, sinceros, respetuosos y bondadosos. Creemos en su manera de vivir y nos lanzamos confiados a vivirla.

El Resucitado es la seguridad que tenemos, los que creemos, de que Dios no defrauda a los que confiamos en Él, que vale la pena vivir según su Voluntad. En la Palabra diaria encontramos la certeza de la Resurrección y, a la vez, afirmamos nuestras convicciones de hacer el bien. No le podemos tener miedo al mal ni podemos dejar que nos seduzca con sus espejitos baratos.

De alguna forma, la única manera de que esto cambie es: que todos demos testimonio de que vale la pena caminar en el bien. Mientras los que creemos en el amor sigamos escondidos y dejemos que sólo el mensaje del mal se pasee por las calles de nuestras ciudades, nos hundiremos en el sinsentido. No podemos seguir creyendo que todos tenemos que participar de las maneras como el mal va destruyendo la sociedad, sin duda podemos no ser corruptos, infieles, mentirosos ni manipuladores.

Estoy seguro de que la fuerza del Espíritu Santo nos ayudará a dar la batalla y a no dejarnos derrotar por el mal. No sólo nos vence el mal cuando nos golpea, sino cuando nos convierte a su lógica y nos hace instrumentos suyos. Agradezco a los padres Carlos Alvarez G, cjm y Gustavo Mesa cjm sus comentarios. Espero que sean de bendición para todos ustedes.

Adquiere tu suscripción aquí