OracionalesEl Man Está vivo!

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Jóvenes Mayo de 2016

Él me amó y se entregó por mí

Aquí estamos otra vez, listos para iniciar un nuevo mes y para vivir una aventura existencial cada día y tener la iluminación, siempre poderosa y lúcida, del Señor a través de este oracional. Creo firmemente, que a pesar de mis pecados, de mis fallas, de mis errores, Él usa estas páginas para repartir bendiciones a quienes nos leen.

Este oracional del mes está orientado por una certeza que Pablo expresa bien en Gálatas: “Él me amó y se entregó por mí” (Gálatas 2,20). Sí, que cada uno se experimente sanado, amado, reconocido, bendecido por Jesús, el Señor. Que ninguna de las situaciones duras que puedas estar viviendo te quite la seguridad de que eres de Dios y que su amor te llena y te hace feliz. Todo lo puedes resolver con la ayuda de Dios. Su amor es lo más importante y lo tienes garantizado.

Quiero invitarlos a leer “Se acabó la espera”, un libro que publiqué con Pacho Bermeo y Beto Vargas, y que tiene como intención propiciarles una herramienta de crecimiento espiritual que se refleje en todas las áreas de su vida. Esto es, que los haga crecer siendo cada día mejores personas. En el libro encontrarán muchas respuestas a las preguntas de la vida.

Agradezco su amable comprensión. Y, sobre todo, el no mandar por whatsapp, ni por twitter ni por facebook las páginas de este oracional. Lo ideal es comprarlo; lo producido es para sostener obras evangelizadoras que hacen mucho bien. El otro día le dije esto a una señora y me insultó porque se negó a comprender que este oracional sostiene muchas obras evangelizadoras que sin él no podrían hacerse. Siempre oro por ella y espero que pueda evangelizar sin poner en riesgo el trabajo que hacemos. Los bendigo y les deseo lo mejor.
  • Escrito por
    Padre Alberto Linero
    Vicepresidente Organización Minuto de Dios

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Niños Mayo de 2016

El amor de Dios

El amor de Dios es como un inmenso mar, en el cual podemos sumergirnos y experimentar serenidad, paz y alegría. El amor de Dios es inmenso y nos arropa en todo nuestro ser para que podamos vivir felices y contentos. Dios siempre nos ama. No hay nada que nos pueda separar del amor de Dios.

Pero tenemos que permanecer unidos a Él para poder disfrutar de ese gran amor. En el evangelio de Juan (15,1-10) esto es explicado con una imagen muy linda: Jesús es el árbol y nosotros somos las ramas. Si queremos dar fruto, tenemos que estar unidos a Jesús como las ramas que dan fruto son aquellas que están unidas al árbol. Si nos separamos de Jesús, nos olvidamos de Él y nos negamos a comprender su modo de vida, seremos, queridos amiguitos, como esas ramas que se separan del árbol y terminan secándose.

Por eso, deja que Dios te ame y te llene de su alegría: ora y participa de la celebración de la eucaristía para que puedas sentir cómo estás unido a Él y recibes toda la fuerza que requieres para seguir adelante. No olvides nunca que Dios te ama y que eso no está en discusión nunca. Te invito a compartir con tus padres cualquier inquietud sobre lo que lees. Es importante tener una buena comunicación con tus papás y les vayas contando lo que va marcando tu vida. Estaré orando por ti y por los tuyos, le pediré a Dios que te vaya bien y que puedas ser cada día más feliz. Gracias por compartir este oracional conmigo. Agradezco a todo mi equipo de trabajo que hace posible que este oracional llegue a tus manos. Te bendigo y te deseo todo lo bueno. Ánimo.

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Una Puerta a la Palabra Mayo 2016

Un creyente no es envidioso

La envidia hace demasiado daño. Nos daña a nosotros mismos y a las personas que envidiamos. La envidia nace cuando nos comparamos con los demás y comenzamos a desear lo que los otros tienen. Pero, cuando obtenemos lo que los otros tienen igualmente seguimos sintiéndonos poco valorados, incapaces y poco amados. Lo cual nos deja claro que la solución a la envidia no está en alcanzar un nivel de vida pleno económica y socialmente, sino en ser capaces de amarnos y valorarnos tal cual somos.

¿Cómo vencer la envidia? Te propongo cuatro actitudes:

1. Reconoce todas tus cualidades y cómo ellas te pueden ayudar a conseguir lo que estás soñando. No te quedes viendo sólo lo que no tienes y te hace falta; es necesario ver todo lo bueno que hay en ti y tus posibilidades. Recuerda que tu valía no depende de las cosas que tienes o puedes hacer sino de lo que eres realmente. Tienes que concentrarte en tus capacidades.

2. Entender que nada de lo que el otro tiene lo hace mejor a ti. Somos iguales ontológicamente y tenemos el mismo valor, el cual no se pierde ni se engrandece con nada. No te sientas menos que el otro por sus posesiones o posibilidades. Deja de sufrir por lo que él tiene. No te obsesiones con el otro.

3. Comprende que el otro ha hecho algo para ganar lo que tiene. No desprecies sus cualidades y sus posibilidades; en él también hay virtudes y capacidades y tienes que aprender a respetar eso. A nadie le caen las cosas del cielo, siempre hay un esfuerzo para conseguirlas. Sé capaz de comprender que la vida es una conquista constante en la que todos tenemos que luchar.

4. Orar por esa persona y entender que las “cosas” que posee pueden ser su felicidad pero, a la vez, su problema, seguro lo hacen estar contento pero también lo hacen sufrir. No pienses sólo en lo que disfruta sino en lo que sufre por tener lo que tiene. Muestra que en ti hay sentimientos nobles. Tenemos que luchar contra cualquier sentimiento de envidia. No se puede ser creyente y envidioso. No se puede estar hablando de Dios y estar deseando con mucha intensidad el éxito del otro, eso sólo explica que no conocemos a Dios. 

Adquiere tu suscripción aquí

Oracional !El Man está Vivo! Adultos

Oracional Adultos Abril de 2015

Caminar hacia la plenitud

La vida no se puede hacer sin un sentido. Tenemos que saber para dónde llevamos la existencia. ¿Qué respuesta hemos encontrado o fabricado a las preguntas fundamentales de la vida?. Nosotros, los creyentes, hemos encontrado en Jesús el sentido de la vida.

Esto es, su propuesta existencial nos ha ofrecido una manera de vivir que nos muestra una meta de realización y felicidad; nos ha respondido a las preguntas fundamentales de la vida; nos ha mostrado el valor de las personas con las que compartimos la historia. Por eso, todos los días nos esforzamos por vivir a la manera de Jesús, tratando de hacer del servicio, el amor, el perdón, la solidaridad nuestra forma de actuar y de vivir a diario.

En esta ocasión cada oración, cada reflexión, cada tarea buscan que vivamos teniendo a Jesús como nuestro Señor y hagamos de su proyecto, el nuestro. De esa forma no estaremos nunca en tinieblas sino que sabremos por dónde estamos caminando, para dónde vamos y cómo estamos haciendo la vida misma. Es necesario dejar que tu corazón esté abierto a esta experiencia y que puedas construir la vida con serenidad y paciencia. Déjate sorprender por las reflexiones y busca estar siempre dispuesto a la acción de Dios.

Estaremos orando por ti. Gracias por tu compañía y tu solidaridad. Te recuerdo que no está bien fotocopiar, escanear, ni pasar por whatsapp ninguna de estas reflexiones ni oraciones. Al hacerlo estás poniendo en riesgo que podamos seguir evangelizando desde el Centro Carismático Minuto de Dios. Agradezco a mi equipo de trabajo y a los productores de contenido.

¿ Qué respuesta hemos encontrado o fabricado a las preguntas fundamentales de la vida?

  • Escrito por
    Padre Alberto Linero
    Vicepresidente Organización Minuto de Dios

Adquiere tu Suscripción aquí