¿Cerrar círculos? Cuando hablamos de cerrar círculos nos referimos a aceptar que hay situaciones que no pudieron ser o que no te convienen y tienes que dejarlas a un lado, sin terquedad y con tranquilidad. Se trata también de aceptar que puedes perder y que algunas veces ganas cuando pierdes, como esas veces que se han cerrado muchas puertas que creías que te convenían, pero que te diste cuenta que no era de esa manera.

Todo pasa por una razón y la mejor forma de cerrar esos círculos es entender:

  • Que vales mucho y que no sirve de nada seguir en relaciones que no te aportan.
  • Que aquel proyecto que tenías en mente y que vale mucho dinero, puedes transformarlo o pensar en nuevas formas de ingresos que te ayuden a salir adelante.
  • Que ese trabajo que no te salió y anhelabas, de repente tenía un horario que no te iba permitir compartir con los tuyos y un salario muy bajo para lo que hubieras tenido que hacer.
  • Que ya no quieres seguir con algunas actitudes y que quieres darle un nuevo rumbo a tu vida.
  • Que no tienes que suplicar a nadie por amor y respeto, porque quien realmente te ama lo hace sin reparos y quien no, sencillamente no te merece.

Se trata de dejar aquellas cosas que por mucho tiempo no avanzan, no te aportan, no te permiten avanzar y tampoco te hacen feliz.

Debes darle un giro a tu vida, poco a poco el tiempo te dará la razón y comprenderás que hay cosas mucho mejores esperando por ti. Y si no sabes cuáles pueden ser esas cosas que te están estacando:

Haz una lista y piensa qué es lo que te hace daño o lo que consideras que debas cambiar en cada uno de los aspectos de tu vida, analiza qué es lo que mereces, lo que anhelas y lo que verdaderamente te haría feliz.

Y finalmente, ¡ve tras ello!