Los problemas familiares casi siempre son los más difíciles de llevar ya que se trata de las personas que amas. Sin embargo, lo maravilloso de una familia es precisamente el ser diferentes y el complementarnos con cada uno de los miembros del hogar.

Cada persona tiene su manera de ser, de pensar y de sentir y esto debe ser aprovechado para que, en vez de ser un inconveniente, sea la razón para crecer juntos. En casa siempre existe el ordenado, el que organiza todo, está el que no es tan disciplinado con estas cosas pero que tiene muy buenas ideas y es creativo. También hay otros que son quienes te sacan siempre una sonrisa, esa persona que contagia con su alegría y que vive siempre de buen humor.

Todos tenemos una manera única de ser y los miembros de la familia no son la excepción. Y entonces, ¿cómo puedes aprovechar las formas de ser, las capacidades y los talentos de cada uno para tener una familia sólida?

Una familia sólida no es esa que tiene muchas cosas o en la que se puede ver a algunos bien y a otros regular, el objetivo de una familia es que crezcas con ella y tener y dar un apoyo para cada paso que quieran dar.

Una hermosa familia está llena de amor, solidaridad y apoyo; sabe pedir perdón en las equivocaciones, ponerse en el lugar del otro y pasar la página frente a las adversidades, viendo con optimismo el futuro.

Cuando amas, quieres el bien de todos y, asimismo, te alegras por sus triunfos y siempre tratas de hacer algo para ayudarle a cumplir sus sueños. Cuando hay amor ser solidario y aprender a seguir adelante es cosa fácil.

La solidaridad es la que hace que tu familia sea tu familia porque no es simplemente tener la misma sangre, qué bonito es darte cuenta que dos o más personas se unen y colaboran mutuamente

Perdonar es olvidar o dejar pasar alguna acción o comentario ofensivo que te haya hecho alguna persona, y así como perdonas, debes aprender también a pedir disculpas cuando has fallado.

Recuerda que todos estos aspectos te ayudan a forjar una familia sólida y llena de motivación, un hogar que vence las barreras, que crece de la mano, que se entiende y pone en el lugar del otro.

¡Tú familia es lo más valioso!