¿Sabías que las personas más felices viven en promedio 7 años más que las que se sienten infelices? No solo eso, una persona feliz puede evitar la presión sanguínea y el estrés mucho más que una persona que no se ríe con frecuencia.

Diariamente puedes ver artículos o comerciales de personas felices llenas de lujos, con productos costosos, pero ¿Realmente esto es lo que te puede hacer feliz? No es obligatorio que debas esperar meses o años para hacer algo pues realmente la felicidad la encuentras en cada detalle o acontecimiento que pasa en tu día a día.

Algunas de las cosas que te dan paz las entiendes como normales, pero en verdad ahí está el valor de tu felicidad, apreciar y agradecer cada cosa buena que te pasa y las bendiciones que Dios ha traído para tu vida.  

Por eso queremos compartirte varios ejemplos de cosas que te hacen feliz y no te habías dado cuenta:

  • Hiciste una combinación de ropa que siempre pensaste que no tenías como hacerla y por fin hoy te la pusiste.
  • Al salir de tu casa, tomaste tu transporte y pudiste irte sentado/a, además te permitió leer tu libro favorito mientras escuchabas música, así que tu trayecto fue muy buena onda.
  • Al llegar a tu puesto de trabajo, te das cuenta que una de las personas que aprecias te agradece porque haces parte de su equipo y has hecho un buen trabajo.
  • Al ir a estudiar, sabes que tu horario o tus materias pueden ser pesadas, pero hay una materia en específico que te gusta y te saca de la rutina, a la que le pones al 100% tu atención y te encanta explicarla a alguien que no entiende.
  • Al despertar, tienes un nuevo día para hacer las cosas que te gustan, para ver a tu familia, para desayunar algo delicioso.

Y te das cuenta que tienes muchas cosas maravillosas en tu vida y que eres afortunado de dormir cómodamente, de llegar y tener alguien que te escuche y sobretodo de tener un ser arriba que siempre te cuida.

Claro está que cada cosa pequeña que haces y piensas para ser feliz necesita de tu esfuerzo y compromiso, los pequeños detalles son los que siempre pasan y debes aprender a valorarlos, agradece cada cambio, cada instante.

 Además, ponte a pensar ¿No te has dado cuenta que cuando estás triste siempre pasan más cosas que te hacen seguir deprimido? Lo mismo pasa con la felicidad, si te levantas con ánimo, con ganas de seguir adelante valorando lo que tienes, tu vida irradiará eso, alegría y ganas de salir adelante.

Así que te invitamos a que dejes atrás todo eso que te preocupa, que te estanca, que no te deja ser feliz, empieza ahora y agradece todas esas cosas pequeñas, que una a una suman a tu gran felicidad y buena onda.