Detente un momento para pensar en tus amistades, destaca cuáles te generan paz, cuáles se alegran de tus logros, cuáles estás dispuesta a ayudar cueste lo que cueste, pues bien, después de esto debes entender que hay aspectos que así creamos que únicamente se deben tener con la familia o en una relación, también son importantes para esas amistades.

Uno de esos aspectos es saber que siempre vas a querer ayudar a que tu amigo cambie algo en lo que está equivocado, normalmente es más fácil identificar los errores de los demás que los propios, y hay que hallar la mejor manera de decirle a un amigo que algo está fallando sin necesidad de forzar u obligar, sino con una conducta positiva o una palabra adecuada. 

Y cultivar las amistades día a día también es importante, por eso te compartimos algunos aspectos que debes tener en cuenta para fortalecerlas: 

  • Entiende que todos tenemos una personalidad y carácter diferente. Entonces cuando existan diferencias, la comunicación siempre será su mejor aliada. 
  • Todos tenemos “peros” y muchas veces el otro no es como tu quisieras. Pero en vez de querer cambiar al otro, piensa en los puntos en común y acuérdate por qué empezaron esa valiosa amistad. 
  • Eres dueño de lo que haces. Hay una responsabilidad que es individual y que te exige un compromiso personal y cuando de relaciones de amistad se trata, funciona de la misma manera. Las dos personas deben poner de su parte, cooperar, pensar en conjunto y cuando existan equivocaciones, pensar como individuos, en qué se ha fallado. Corregirlo. Hablarlo. Aclararlo y seguir adelante. 
  • Solo el respeto, el compañerismo, el ponerse en el lugar del otro dentro de una amistad es lo que permite que esta perdure a través del tiempo y se consolide. 
  • Es claro, que el mejor camino para ayudar a transformar a los demás es amándolos y entendiendo sus angustias.

¡Esperamos que estos tips #Buenaonda te sirvan para hacer de tus amistades, relaciones duraderas y llenas de felicidad!