Un buen ambiente laboral no es una utopía. Si sigues estos consejos.

Un buen ambiente laboral no es una utopía. Si sigues estos consejos.

En cualquier trabajo que tengas, debes saber que algunas situaciones pueden crear momentos incómodos e incluso relaciones indeseadas, sin embargo un buen ambiente laboral se basa en comprender y querer lo mejor para la empresa internamente, y que esto contribuya a tu salud mental. Lee los siguientes consejos para mantener buenas relaciones en tu trabajo: 

  • La amabilidad y el respeto con todos tus compañeros es clave. 
  • Escucha asertivamente a todos, no solo a tu jefe. A veces los mejores aportes están en personas que menos piensas. Acepta las críticas como aprendizaje. 
  • Sé prudente: piensa primero las cosas antes de decirlas, se pueden evitar inconvenientes, asimismo trata de que cuando alguien diga algo imprudente, no demuestres enojo; compórtate un poco más serio y continúa.
  • Sé consciente y firme de lo que dices, si prometiste algo debes cumplirlo. Evita los chismes y malos comentarios de una persona, en caso de que sean chismes tuyos trata de hablar con los demás de una manera respetuosa y atenta para evitar otro problema.
  • Es difícil, pero debes separar tus problemas personales, recuerda llegar muy bien a tu puesto de trabajo e irradiar una buena actitud, en caso de que alguien no llegue en buena tónica, ten paciencia y háblale como cualquier día. 
  • Nunca está de más escuchar lo que tus compañeros de valoran de tu trabajo, gracias a esto puedes mejorar aspectos y con la misma confianza que notan lo bueno de ti, puedes demostrar lo mismo.
  • Alégrate por los logros de la empresa, de tus compañeros y amigos, recuerda que tu lugar de trabajo es un equipo.

Envía estos consejos llenos de buena onda a tus compañeros y crea el mejor ambiente laboral.

Estar pendiente de los demás, nos hace más unidos

Estar pendiente de los demás, nos hace más unidos

¿Sabías que según la OMS la depresión en Colombia está por encima del promedio mundial? En Colombia la cifra de depresión es de 4,7% y mundialmente es de 4,4%, diariamente 3.000 personas se suicidan, mientras que otras 60.000 lo intentan. 

Sentir que un ser querido está pasando por un mal momento o está actuando diferente, debe encender alertas, a veces no entiendes cómo ocurrió sino que simplemente quieres ayudar y esto puede hacerte sentir mejor y motivarte a seguir ayudando y contagiando a tus seres queridos de buena onda. 

Aquí te decimos como ayudar a un ser querido que tiene depresión: 

  • Lo primero es que entiendas que esa persona valora mucho tu apoyo y compañía, así no parezca.
  • Escucha a esa persona las veces que sea necesaria, que sienta tu apoyo y que no sienta timidez o incomodidad al querer expresarse. No te desesperes en caso de que no escuche tus consejos, lo más importante es escuchar y comprender.
  • Nunca digas “Cálmate” o palabras similares, eso es alborotar a la persona, dile que todo va a estar bien, evita que esa persona se sienta rara por sus acciones.  
  • Ayuda a esa persona a controlar el estrés, a que se sienta feliz con su entorno y enséñale a ser agradecida. 
  • La depresión es una enfermedad y a veces pueden decirte cosas sin querer, no te tomes nada personal.
  • De a pocos, intenta que acepte ir contigo a buscar ayuda especializada y bríndale siempre tu apoyo incondicional, sin embargo, no presiones y sé paciente.

Recuerda ser paciente con mucho amor, esos detalles marcan la diferencia, no dejes a esa persona sola y recuerda que no debe sentirse menos que nadie, ayudándola también estarás ayudándote a ti mismo.

    ¿Qué hacer con las buenas amistades? ¡Atesóralas!

    ¿Qué hacer con las buenas amistades? ¡Atesóralas!

    Detente un momento para pensar en tus amistades, destaca cuáles te generan paz, cuáles se alegran de tus logros, cuáles estás dispuesta a ayudar cueste lo que cueste, pues bien, después de esto debes entender que hay aspectos que así creamos que únicamente se deben tener con la familia o en una relación, también son importantes para esas amistades.

    Uno de esos aspectos es saber que siempre vas a querer ayudar a que tu amigo cambie algo en lo que está equivocado, normalmente es más fácil identificar los errores de los demás que los propios, y hay que hallar la mejor manera de decirle a un amigo que algo está fallando sin necesidad de forzar u obligar, sino con una conducta positiva o una palabra adecuada. 

    Y cultivar las amistades día a día también es importante, por eso te compartimos algunos aspectos que debes tener en cuenta para fortalecerlas: 

    • Entiende que todos tenemos una personalidad y carácter diferente. Entonces cuando existan diferencias, la comunicación siempre será su mejor aliada. 
    • Todos tenemos “peros” y muchas veces el otro no es como tu quisieras. Pero en vez de querer cambiar al otro, piensa en los puntos en común y acuérdate por qué empezaron esa valiosa amistad. 
    • Eres dueño de lo que haces. Hay una responsabilidad que es individual y que te exige un compromiso personal y cuando de relaciones de amistad se trata, funciona de la misma manera. Las dos personas deben poner de su parte, cooperar, pensar en conjunto y cuando existan equivocaciones, pensar como individuos, en qué se ha fallado. Corregirlo. Hablarlo. Aclararlo y seguir adelante. 
    • Solo el respeto, el compañerismo, el ponerse en el lugar del otro dentro de una amistad es lo que permite que esta perdure a través del tiempo y se consolide. 
    • Es claro, que el mejor camino para ayudar a transformar a los demás es amándolos y entendiendo sus angustias.

    ¡Esperamos que estos tips #Buenaonda te sirvan para hacer de tus amistades, relaciones duraderas y llenas de felicidad!

    La magia del amor: valorar

    La magia del amor: valorar

    Sabes que en algunas ocasiones puedes sentir que tu relación afectiva está llegando a su fin, sin embargo, nunca es tarde para salvarla, porque es importante y valiosa. Recuerda que nadie te puede decir que está bien o mal en tu relación, todos los sentimientos y sensaciones son diferentes, que nadie te diga que estás “encaprichado” o que eres “exagerado”. Nadie conoce tu vida ni la de tu pareja al interior, solo tú, tu pareja y Dios. 

    Luego de que tengas claro que quieres salvar tu relación o quieres aprender a valorarla más es importante que pienses en un plan para reflexionar al respecto y dar esos pasos importantes para recuperarla: 

    • Entender que nadie es perfecto: que la culpa es de ambos y que la solución a los problemas tiende a que realices cambios en conductas o actitudes. Recuerda que nadie es perfecto y que todos tenemos errores. 
    • Que cada uno tenga la disposición de esforzarse por cambiar comportamientos que sean necesarios. Los cambios no son fáciles porque te quitan la costumbre; porque te desacomodan. Pero si descubres que hay cosas por cambiar y quieres realmente salvar tu relación, es fundamental hacerlo.
    • Tener la disposición para ceder en algunas situaciones: no se puede pretender vivir en pareja sin ceder un poco en las opiniones que se tengan y aprender de ellas. Se debe llegar a acuerdos.
    • Sé tolerante: no puedes coincidir con una persona igual a ti, piénsalo, sería aburrido. Encuentra el punto de equilibrio, no es difícil cuando quieres seguir compartiendo momentos con tu pareja y cuando amas.

    Ten presente que la otra persona es la que elegiste para que te acompañe en el camino de la felicidad, por lo tanto, merece tu mejor actitud y merecen juntos andar el camino de la mano, con perseverancia. ¡Pásale estos consejos a tu pareja o algún conocido que necesite ayuda! ¡Y ¡ Y que llegue la Buena Onda para tu relación!

    La clave de una familia sólida

    La clave de una familia sólida

    Los problemas familiares casi siempre son los más difíciles de llevar ya que se trata de las personas que amas. Sin embargo, lo maravilloso de una familia es precisamente el ser diferentes y el complementarnos con cada uno de los miembros del hogar.

    Cada persona tiene su manera de ser, de pensar y de sentir y esto debe ser aprovechado para que, en vez de ser un inconveniente, sea la razón para crecer juntos. En casa siempre existe el ordenado, el que organiza todo, está el que no es tan disciplinado con estas cosas pero que tiene muy buenas ideas y es creativo. También hay otros que son quienes te sacan siempre una sonrisa, esa persona que contagia con su alegría y que vive siempre de buen humor.

    Todos tenemos una manera única de ser y los miembros de la familia no son la excepción. Y entonces, ¿cómo puedes aprovechar las formas de ser, las capacidades y los talentos de cada uno para tener una familia sólida?

    Una familia sólida no es esa que tiene muchas cosas o en la que se puede ver a algunos bien y a otros regular, el objetivo de una familia es que crezcas con ella y tener y dar un apoyo para cada paso que quieran dar.

    Una hermosa familia está llena de amor, solidaridad y apoyo; sabe pedir perdón en las equivocaciones, ponerse en el lugar del otro y pasar la página frente a las adversidades, viendo con optimismo el futuro.

    Cuando amas, quieres el bien de todos y, asimismo, te alegras por sus triunfos y siempre tratas de hacer algo para ayudarle a cumplir sus sueños. Cuando hay amor ser solidario y aprender a seguir adelante es cosa fácil.

    La solidaridad es la que hace que tu familia sea tu familia porque no es simplemente tener la misma sangre, qué bonito es darte cuenta que dos o más personas se unen y colaboran mutuamente

    Perdonar es olvidar o dejar pasar alguna acción o comentario ofensivo que te haya hecho alguna persona, y así como perdonas, debes aprender también a pedir disculpas cuando has fallado.

    Recuerda que todos estos aspectos te ayudan a forjar una familia sólida y llena de motivación, un hogar que vence las barreras, que crece de la mano, que se entiende y pone en el lugar del otro.

    ¡Tú familia es lo más valioso!

    Tips para ser + feliz

    Tips para ser + feliz

    ¿Sabías que las personas más felices viven en promedio 7 años más que las que se sienten infelices? No solo eso, una persona feliz puede evitar la presión sanguínea y el estrés mucho más que una persona que no se ríe con frecuencia.

    Diariamente puedes ver artículos o comerciales de personas felices llenas de lujos, con productos costosos, pero ¿Realmente esto es lo que te puede hacer feliz? No es obligatorio que debas esperar meses o años para hacer algo pues realmente la felicidad la encuentras en cada detalle o acontecimiento que pasa en tu día a día.

    Algunas de las cosas que te dan paz las entiendes como normales, pero en verdad ahí está el valor de tu felicidad, apreciar y agradecer cada cosa buena que te pasa y las bendiciones que Dios ha traído para tu vida.  

    Por eso queremos compartirte varios ejemplos de cosas que te hacen feliz y no te habías dado cuenta:

    • Hiciste una combinación de ropa que siempre pensaste que no tenías como hacerla y por fin hoy te la pusiste.
    • Al salir de tu casa, tomaste tu transporte y pudiste irte sentado/a, además te permitió leer tu libro favorito mientras escuchabas música, así que tu trayecto fue muy buena onda.
    • Al llegar a tu puesto de trabajo, te das cuenta que una de las personas que aprecias te agradece porque haces parte de su equipo y has hecho un buen trabajo.
    • Al ir a estudiar, sabes que tu horario o tus materias pueden ser pesadas, pero hay una materia en específico que te gusta y te saca de la rutina, a la que le pones al 100% tu atención y te encanta explicarla a alguien que no entiende.
    • Al despertar, tienes un nuevo día para hacer las cosas que te gustan, para ver a tu familia, para desayunar algo delicioso.

    Y te das cuenta que tienes muchas cosas maravillosas en tu vida y que eres afortunado de dormir cómodamente, de llegar y tener alguien que te escuche y sobretodo de tener un ser arriba que siempre te cuida.

    Claro está que cada cosa pequeña que haces y piensas para ser feliz necesita de tu esfuerzo y compromiso, los pequeños detalles son los que siempre pasan y debes aprender a valorarlos, agradece cada cambio, cada instante.

     Además, ponte a pensar ¿No te has dado cuenta que cuando estás triste siempre pasan más cosas que te hacen seguir deprimido? Lo mismo pasa con la felicidad, si te levantas con ánimo, con ganas de seguir adelante valorando lo que tienes, tu vida irradiará eso, alegría y ganas de salir adelante.

    Así que te invitamos a que dejes atrás todo eso que te preocupa, que te estanca, que no te deja ser feliz, empieza ahora y agradece todas esas cosas pequeñas, que una a una suman a tu gran felicidad y buena onda.