Siempre he tenido presente que uno de mis propósitos es poder cumplir el sueño de poder enseñar y evangelizar, una tarea que no es fácil, un propósito criticado y olvidado, porque en momentos siento que la misión que realizo es superficial, gritando y escribiendo en medio del desierto, donde la soledad habita y se mueve. Aquí es donde surge la pregunta: ¿Cuál es el propósito de estar en este mundo, en este momento de la historia? Es como cuando llega a tu vida esa angustia existencial, donde no sabes si el propósito que hoy tienes en tus manos y que has elegido tiene sentido o solo estamos para cumplir con una serie de obligaciones y labores para la subsistencia en el mundo. Pero, tengo que afirmar, que muchas veces nuestros propósitos, van más allá de eso que soñamos ser o que somos, porque el propósito desde el más pequeño tiene una misión importante que cumplir. Estás por algo aquí y ahora ¿Cuál es tu propósito?

En diversas ocasiones me pregunto sobre la muerte, y pienso en cómo podría sería ser ese momento en el cual, ya no exista en este mundo, y me pregunto ¿Cómo me recodarían las personas cercanas? ¿Cómo sería mi funeral? ¿Qué lectura llevaría mi lápida? ¿De que hablarían ese día? Y si es hoy ¿Cumplí con mi propósito? ¿Cumplí o definitivamente falle? Pues, la verdad no sé cómo sería el mío ni el tuyo, pero lo que si sé, es que tienes en tu vida un propósito que cumplir, estas aquí por algo, no por el azar de tu vida, porque puedo afirmar algo concreto, tal como lo hace la psicóloga para la familia, Elizabeth Guerra: “la vida tiene razón, porque tiene un creador que pensó en ti”, uno que desde antes de nacer pensó en su obra más buena y bella, una obra que no termina, porque cada día te da vida a plenitud y te da bendición. No sé si creas en él o creas en otros dioses, pero no puedo callar y dejar de afirmar ahora mismo que Dios te creó desde su propio corazón, que eres el mejor sueño de Dios con grandes propósitos, pequeños y grandes, tienes que vivir a plenitud lo que eres y lo que tienes, luchar por aquello que sueñas y que te propones en tu vida. Yo puedo asegurarte, que si luchas y vives la vida a plenitud, serás feliz y cumplirás el propósito de tu vida y existencia.

El profeta Jeremías en la biblia, era un joven cuando Dios lo llamó, creía que era muy joven, inexperto para la misión que Dios le encomendaba en el pueblo, pero ¿sabes que le dijo Dios? “Antes de formarte en el vientre de tu madre te conocí; antes que salieras del seno de tu madre, te consagré; como profeta de las naciones te nombré”; es decir, el propósito llega con nosotros, tienes que hacer que tu vida sea un propósito de felicidad y amor, porque Dios te creó desde su corazón.