Pon amor donde no hay amor, y sacarás amor”. 

San Juan de la Cruz. 

Llega septiembre y con ello la celebración comercial del día del amor y la amistad. En un mundo globalizado como el actual se le ha dado mayor importancia a la economía, ocultando el verdadero valor de estos sentimientos. Cada ser humano ha ayudado a que esta tendencia tome más auge cuando determina solo un día al año para ofrecerle un presente de amor o de amistad a las personas allegadas. Es una visión materialista del amor. El amor no es un osito con un corazón que le regalas a tu esposa, la amistad no es un ramo de flores o un dulce que le dejas sobre la mesa a un amigo. 

La visión del amor y la amistad debe ser revaluada. Son dos grandes sentimientos que comparten mucho entre sí. Si entendemos bien, el amor, es el sentimiento más fuerte que podemos percibir. Desde el primer día de vida hasta el último suspiro: nacemos recibiendo la caricia de una madre y morimos en compañía de los que nos amaron, entonces ¿por qué rebajar tan grande sentir a un simple regalo? Cuando tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca (Jn 3, 16)  

Es por lo anterior a que te propongo seguir con la revolución del amor, el amor no cabe en un solo día; el amor es constante, eterno, fuerte y se propaga; por lo que debemos de darnos a la tarea de amar todos los días de la vida. El amor no significa siempre regalos, el amor puede ser escuchar, ofrecerle tiempo a alguien que necesita compañía. El amor puede ser visitar a un familiar que tenemos olvidado. El amor es pedir perdón. El amor es cambiar una conducta alcohólica, el amor es dar gracias. El amor todo lo puede (1 Corintios 13, 4-8). El amor es una lista interminable de pequeñas cosas que nacen desde un corazón humilde. 

Ahora bien, esto no quiere decir que ofrecer obsequios este mal, claro que no. Son demostraciones de afecto que a nivel social está muy bien, es una forma de agradecer; y deberíamos recurrir con mayor frecuencia a esos detalles que enamoran o simplemente dejan salir una sonrisa de la persona que los recibe. Sin embargo, a lo que voy, es no reducir este sentimiento a un día porque así lo ha organizado el calendario comercialmente. No es necesario esperar a septiembre para decirle a ese hombre o esa mujer que los amas. Las demostraciones de afecto deben ser constantes. 

En conclusión, no debemos tener fecha ni hora para amar y para hacer amigos. Hoy y mañana son días perfectos para hacerlo. El verdadero sentimiento del amor es sempiterno. Es así, como te invito a que no te dejes llevar por modas o tendencias que incitan a materializar la esencia de la humanidad que es EL AMOR. 

#ElManEstáVivo #BuenaOnda #Amor #Amistad