Necesitamos aprender a perdonar. Sin perdón no se puede vivir bien en familia, ni tener buenas relaciones de amistad, de trabajo, etc. Esta es una de las actitudes de las que más se habla en los espacios de la vida -religiosos y psicológicos, especialmente- pero también es de las que menos se vive en nuestras relaciones. Perdonar es lavar el corazón de rencores, odios, resentimientos y deseos de venganza. No es olvidar. Es recordar sin dolor. Es ser capaz de liberarnos de emociones negativas que nos anclan en situaciones destructivas.

Perdonar es una decisión que todos podemos tomar. Para ello tenemos que ser capaces de vivir la vida desde el amor. Es el amor el que nos permite abrirnos a descubrir la fragilidad de aquel que me ha ofendido o herido; es el amor el que me permite entender que también yo puedo actuar de esa manera o he actuado de esa manera. Por ello lo que necesitamos es dejarnos llenar de amor el corazón para poder perdonar.

Estoy seguro de que, en algunos casos, uno considera que es imposible perdonar porque la ofensa o la herida ha sido muy grande, pero si tenemos amor en el corazón podemos perdonarlo todo y a todos. Cuando creamos que no podemos vivir el perdón, pidamos al Dueño de la vida que nos dé su Espíritu de misericordia y perdone en nosotros y por nosotros. Si abrimos el corazón a Dios, Él nos ayudará a perdonar. Lo cierto es que tienes que estar libre de esos sentimientos negativos acumulados en tu corazón, no estarlo es una manera de condenarte a no ser feliz, a no sonreír plenamente y a dejar que ese que te daño perdure en tu vida, y eso no se lo merece, si ya te dañó ahora merece que no lo tengas en cuenta y que lo saques del corazón.

No es posible que esa palabra ofensiva, ese acto doloroso, esa situación terrible por la que pasaste, además de todo el daño que hizo le tengas en un nicho al interior de tu ser. Deja que esa persona y sus acciones negativas se vayan de tu vida y ábrete a la posibilidad de nuevas bendiciones y acciones de Dios. Hoy es el día para perdonar. Es el momento para tomar esa decisión y decretarse libre. Te invito a hacer una lista de las ganancias que obtienes si perdonas.