‚ÄúDeja la mala cara‚ÄĚ, son las palabras que constantemente me repite mi mejor amigo y hermano, no s√©, pero es como una costumbre que tengo de hacerlo, no porque me disguste algo, sino por estar pensativo, es lo que hacen seis a√Īos de estudios filos√≥ficos, pensar y cuestionar constantemente lo que eres y lo que est√° a tu alrededor, pensar la vida y la existencia que se tiene. No quiero excusar mi mala cara, porque mis vecinos y compa√Īeros de trabajo tambi√©n lo dicen, pero a pesar de ello, quiero decirte que aun as√≠ sonr√≠o por las bendiciones que Dios me regala d√≠a tras d√≠a. Cuando me veo en el espejo con mi mala cara o veo una persona que lo hace, inmediatamente pienso en c√≥mo podemos olvidar lo que somos y lo que tenemos, o tan solo, no valorar lo que poseemos en nuestra vida que puede ser poco o mucho, pero es una gran bendici√≥n.

En diferentes ocasiones nos dejamos llevar por los momentos dif√≠ciles que pasamos y nos amargamos y nos lamentamos y empezamos a llevar una vida llena de quejas y reproches, donde nada puede llenar lo que queremos ser y despu√©s, se puede empieza a criticar y se√Īalar la realizaci√≥n de otras personas, se puede caer hasta en la envidia. Recuerdo mucho una √©poca en que viv√≠a muy triste y encerrado en casa, no me gustaba salir mucho, sent√≠a que todo lo que hac√≠a no ten√≠a sentido alguno. Creo que todos hemos pasado por ello, pero vale la pena sonre√≠r, mirar el mundo de una manera diferente, pues no est√° hecho a blanco y negro, siempre se viste de diferentes colores. Admiro la capacidad de aquellos que logran estar tranquilos y sonrientes aun en momentos de dificultad y enfermedad, lo logran hacer con valent√≠a y fortaleza, son aquellas personas que no lo hacen por aparentar un estado de animo, sino que su rostro y sonrisa reflejan lo que su coraz√≥n siente, pues se esmeran por transmitir un esp√≠ritu alegre, una convivencia amable, para que crezca la satisfacci√≥n en medio de las dificultades de la vida, aquellos que saben cultivar el buen humor, el chiste, abriendo puertas al optimismo. En eso era especial mi t√≠o, en las reuniones, siempre ten√≠a una sonrisa para dar, un comentario para hacer sonre√≠r al otro, compart√≠a la sinceridad en medio de la alegr√≠a, ten√≠a una gran fe en s√≠ mismo, en los otros y en Dios, hasta en el final de su vida, en el √ļltimo momento que lo vi, en medio de su enfermedad siempre me sonri√≥ y con su rostro sereno y apretando mi mano, dijo: ¬ętodo estar√° bien¬Ľ; esa es la sonrisa que jam√°s puedo olvidar, una sonrisa que me indica que aun en el √ļltimo momento de vida o en la dificultad se debe sonre√≠r.

Estudios han comprobado que sonre√≠r puede aliviar el dolor, creando estado de bienestar, tambi√©n, reduce el estr√©s y la ansiedad, cancelando aquellos aspectos negativos y pensando de manera positiva, ella tambi√©n reduce el riesgo de problemas cardiovasculares, re√≠r te hace m√°s atractivo, es beneficio para la respiraci√≥n pues la regula, te ayuda a socializar con m√°s gente y refuerza los lazos con familiares y amigos y por supuesto, alivia el alma. Sonre√≠r es gratis y pueda ser la medicina que necesitamos para nuestro coraz√≥n y alma que se refleja en una mirada triste y una cejas arrugadas. Te quiero invitar a que sonr√≠as por todas las bendiciones que llegan a tu vida d√≠a tras d√≠a, sonr√≠e porque vives y puedes amar, sonr√≠e por los colores de la vida, sonr√≠e porque hay un Dios que te ama y lo ha dado todo por ti y tambi√©n te acompa√Īa, nunca te deja solo, sonr√≠e porque puedes sanarte, sonr√≠e porque puedes aliviar el dolor de otro, sonr√≠e conmigo ahora, y por favor, deja la mala, la vida es una y no es bueno estar todo el tiempo amargados y sin sentido de existencia, sonr√≠ele a la vida que es buena y bella, sonr√≠e pues todo va a estar bien.