Hay una comunidad religiosa para cual trabajo, dando algunas clases y seminarios, ella es la Orden de la Santísima Trinidad y son conocidos coloquialmente como los “Padres Trinitarios”, su fundador fue San Juan de Mata, un religioso francés, que un día tuvo una visión de Dios, donde le invitaba y llamaba a fundar una orden en rescate de los cautivos. El cautiverio y la soledad de una cárcel, invaden el corazón del hombre y Juan de Mata aceptó la misión de ser esperanza de libertad. Y puedes preguntarte ¿esta misión sigue vigente en nuestros días?

En algunas oportunidades nos hemos convertido en esclavos, concepto y experiencia que creemos que ha desaparecido y se ha quedado atrás en la historia y que solamente podemos encontrarla en las grandes enciclopedias y libros, pero lastimosamente, hemos seguido con las practicas esclavistas en otros campos, hasta hemos permitido que se albergue en nuestra propia vida. Hemos puesto a la largo de nuestra existencia, una serie de eslabones que solamente nos hacen es olvidar que somos seres autónomos y que actuamos en plena libertad, nuestros deseos más profundos los hemos desviado para convertirlos en superficialidad.

San Agustín, menciona que Dios, desde el momento de nuestra creación nos dotó de libertad para vivir y de voluntad para amar, es decir, no da una facultad para vivir a plenitud, pero nosotros, la hemos ido desvirtuando poco a poco sometiendo la libertad, convirtiéndola en libertinaje o simplemente siendo esclavos de nosotros mismos o de otras personas o cosas. Cada uno de nosotros puede elegir cómo vivir y la manera de hacerlo, pero te puedo decir, en algunas ocasiones no lo hacemos de la mejor forma, decidimos en medio del dolor y la angustia o sin pensar críticamente y después, nos estamos culpando o lamentando por lo realizado o elegido y pues no puede ser así. Nuestra condición de ser persona nos hace capaces de actuar en responsabilidad y disciplina, nos debe motivar a una búsqueda de la felicidad.

No se si eres libre o esclavo, y por esta razón, quiero invitarte a que reflexiones sobre el sentido de serlo, que recuerdes que no puedes dejarte someterte por nada ni por nadie, porque donde no eres autónomo y no actúas en libertad, créeme, no eres feliz. Siempre, es necesarios soltar las cadenas de la esclavitud, cadenas que nosotros mismos nos hemos puesto a través de los años, como dicen por ahí: “en ocasiones es más fácil soltar que sostener”, suelta aquello que hoy te hace esclavo. En nuestra sociedad es importante que también seas figura de esperanza de libertad, tal como lo hizo Juan de Mata, ayudar a liberar esclavos que hoy no solo están en una cárcel, sino que vagan por el mundo sin dirección, llevando en sus pies, manos, corazón y mente, cadenas y esposas que no les dejan ser quienes quieren llegar a ser. Libérate y sé esperanza de libertad para el mundo.

#ElManEstaVivo #BuenaOnda #Esperanza #Libertad #EsperzaDeLibertad